Desarrolla las competencias necesarias para dirigir un proyecto empresarial: Gran capacidad de liderazgo, visión estratégica, capacidad para comunicarse y para aceptar las ideas ajenas. Adquiere una visión global para desarrollar la actividad directiva con máxima eficacia, creatividad y responsabilidad social.